Encantado de conocerte. La paternidad 3

Ya que el lunes fue el dia del papi-papito, os seguimos contando la experiencia de la paternidad de su mano y el capítulo que cuenta va a partir del nacimiento de Nora. Ya estamos los tres en el mundo, bueno, los tres y el Turco.

IMG-20180109-WA0001

Empezamos….

Allí me encontraba yo, mirándolas toda la noche con cara de embobado y pensando en todas las cosas que se venían encima de repente.

Aquella noche, entre lo inexpertos y superprimerizos que éramos, cada vez que Nora lloraba, y os puedo asegurar que fueron unas cuantas veces, me sentía mal, como si ella fuese la única que lloraba y pensaba que iba a despertar a toda la planta del hospital. Mentira, en la mayoría de las habitaciones había un o una bebé que se desgañitaba llorando en sus primeras noches. (debe ser que sólo tenía ojitos para la mia, jajaja)

El día siguiente, cuando ya aterrizas, te pones a rellenar papeles, que si registro, que si pediatras, etc. en fin, un jaleo. Admiro a esas mamás que tienen que enfrentarse solas a esos trámites, que mirándolo bien, señores de los registros, desde aquí os hago una petición: menos prisas¡¡¡

WP_20170208_22_33_18_Pro_LI.jpg

Y así, entre noches durmiendo en una butaca incómoda, visitas familiares, amistades y demás, de repente, nos dicen que nos tenemos que marchar ya para casa. Felicidad máxima.

A recoger la habitación (imaginaos los peluches, ropitas, etc que se acumularon allí) y para el coche.

Y cuando estás allí, te puedes imaginar. Vuelas solo. Ya no hay enfermeras que te aconsejan, ni abuel@s que te ayudan. Vas en el coche con tus dos chicas, acojonado, mirando cada dos por tres por el espejo de atrás, con sumo cuidado para que no las pase nada.

La llegada a casa, creo que os la contamos en otro post, cuando hablamos de la presentación de Turco, nuestro perro. aquí tenéis el enlace.

WP_20170113_08_26_09_Rich_LI

Y entonces, en ese momento, llegó el empezar a conocerse. Las primeras noches con insomnio. Casi no dormía (demasiada información sobre la muerte súbita, como si pudieses hacer algo al quedarte despierto). Cada dos por tres la mirábamos, a cada suspirito nos sobresaltábamos. He de confesar que cojo el sueño rápido, que la que más lo sufrió fue mami-mamita, pero aún así, fueron noches de no pegar ojo.

Luego fui aprendiendo sus rutinas, sus llamadas, sus ritmos. Todo era casi igual pero totalmente diferente a la información que había leído. Al final, sentido común. Dejé de agobiarme por cosas como si comía correctamente o no (eso lo aprendí cada semana al ver que aumentaba de peso sin parar), como si el baño era a una hora u otra (al final, cuando podíamos), como si dormía demasiado o demasiado poco (lo importante era descansar los tres).

Aprovechando lo de dormir, os cuento que yo siempre he criticado el colecho, bueno, no critico exáctamente, pero no lo entendía. Empecé a entenderlo cuando aprendí que si queríamos descansar más o menos los tres, era mejor que Nora durmiese con nosotros. Ya que cuando mami mamita se despertaba a darle el pecho, yo también me despertaba y con Nora durmiendo al lado, pronto conseguimos dormir 4 horas del tirón entre toma y toma nocturna.

Y pasaban los días…y nos íbamos conociendo.

De aquellos días, tengo un recuerdo, exáctamente de la mañana del 25 de diciembre, justo después de la llegada de Santa. Nos despertamos al amanecer para hacer una toma y Nora se quedó conmigo, apoyada en mis piernas, dormida. A nuestro lado, mami-mamita, dormía agotada (Nora tenía 11 días) y a los pies de la cama, Turco, que había venido como todos los días a darnos los buenos días. En ese momento pensé en que nadie del mundo, aunque hubiese recibido los regalos mas caros y más bonitos, nadie podría estar más orgulloso y feliz que yo en ese momento. (la foto es de esa mañana)……

WP_20161225_10_21_52_Pro

….continuará

Gimnasio de motricidad casero

Hoy os vamos a contar cómo es nuestro “gimnasio” en el que Nora da vueltas y vueltas sin parar.

Un día llevamos a Nora a un Decathlon en el que tenían un apartado para bebés. Había todo tipo de colchonetas para estimular la motricidad. Allí se volvió loca subiendo, bajando, girando, cayendo,… y eso que solo gateaba.

Nos dimos cuenta de que le gustaba aquello de subir, bajar, escalar, trepar, y nos pusimos a darle vueltas al asunto.

Este tipo de colchonetas que se usan en las guarderías y los parques de bolas son caras y además son demasiado grandes para tenerlas en casa. Así que en una de nuestras visitas a nuestra tienda sueca favorita (Ikea) encontramos la solución.

Entre cunas, mesitas y demás, Nora se nos escabulló y se metió sola en el tunel. Entró y salió como 12 veces y nos decidimos. El kit completo, túnel, casita y colchoneta.

AF7608BF-D86E-419C-AC1F-FD34437BFAA6

WP_20180301_19_52_57_Pro_LI

El túnel nos sirvió en un principio para aprender y perfeccionar el gateo. Nora se metía por un lado y nosotros por el otro llamábamos su atención para que viniese hace nosotros. Poco a poco fue adquiriendo velocidad, equilibrio y fuerza.

Con la casita, que por cierto se acopla al túnel, Nora ha encontrado un lugar para ella solita. Se mete allí y se queda un ratito jugando sola. Otras veces, jugamos a buscarnos por las ventanitas, a entrar y salir, a meter juguetes, a esconderse de Turco…

IMG-20180224-WA0002

Lo que más nos gusta es la alfombrilla-obstáculo-asiento. Sí, es todo en uno. Os vamos a explicar los tres usos que le hemos encontrado.

Cuando es alfombrilla, juega encima, camina, o se tumba tranquilamente porque es muy blandita. Sobre ella fue como se animó caminar. La estabilidad que tenía le dió seguridad y esa seguridad fue la que hizo que se soltara a caminar sin ningún apoyo. Ahora la utiliza principalmente para echar sus juguetes encima y jugar.

Cuando es obstáculo, se puede plegar las veces que quieras. Nora pasa por encima, sube, baja, gatea por encima, etc.

Y, por último, asiento, porque le encanta sentarse encima. Se puede colocar a más o menos altura, así que ella sola se busca las mañas para utilizarlo de asiento.

Esperamos que estas tres ideas os gusten tanto y os resulten tan prácticas como a nosotros.

Película-documental “Given”

Éstos días hemos visto la película/documental Given y nos ha gustado muchísimo. Por eso hemos pensado que estaría muy bien hablaros de ella. Creemos importante que tanto papás como futuros papás lo vean.

La película se centra en Given un niño hawaiano que acompaña a su familia en una viaje. Es una aventura alrededor de quince países. Esto le da la oportunidad de ampliar sus horizontes y descubrir el mundo. Nosotros la hemos visto en Netflix.

El papá le cuenta a Given una historia sobre un pez gigante. “Hubo un gran diluvio. Entonces el “gran pez” quiso salvar a los humanos. Para ello tuvo que beber litros y litros de agua. Esto hizo que se convirtiera en un pez gigante y se cuenta que quién llegue a pescarlo tendría el espíritu del océano en su interior”. Está historia es el hilo conductor de los viajes de esta familia. Given sueña con pescar ese pez.

Uno de los puntos por lo que nos ha gustado tanto es por su enfoque en la crianza, la educación, el respeto a los demás y al medio. No solo nos ha conquistado por eso, sino también por el valor por los animales y la naturaleza que esta familia transmite.

Nos ha hecho reflexionar sobre la sociedad actual, las prisas, cómo nos crean necesidades innecesarias, nunca mejor dicho. El bucle en el que estamos sumidos cada día en nuestra propia rutina. Nos invita a romper un poco con el rol establecido de familia y rutina familiar. Ellos tienen su propio valor sobre la familia, por encima de todo.

Nos gustó mucho la filosofía del padre. Él piensa que cada persona tiene un arte diferente y tenemos que descubrirlo, desarrollarlo y transmitirlo.

A parte del contenido, a nivel visual es increíble. Muestra unas imágenes impresionantes acompañadas de una mejor música y sonido.

Es una película documental muy, muy emocionante. No tenemos nada negativo que decir, bueno sí, que dura muy poco (en torno a una hora).

Una de las frases que más se ha quedado en nosotros es “Cuando aprendes a andar, empiezas tu propio camino”. Es importante para nosotros por el momento por el que estamos pasando. Nora está dando sus primeros pasos

Desde aquí invitamos a todos los papás, mamás y los que lo serán en el futuro verla…. Os encantará!!! Y si sois de los afortunados que ya la habéis visto, ¿Qué os ha parecido?

Voy a ser papá… (la paternidad 1)

Bueno, pues es momento de escribir sobre la paternidad vista desde los ojos de papi-papito. (porque los papás, también pasamos por ella, aunque parezca que no)

Además, creemos que son muchos los papás que se enfrentan a los mismos miedos, emociones, retos, preguntas y por eso os vamos a contar nuestra experiencia.

Empezamos…

Cuando me enteré que mami-mamita estaba embarazada, lo primero que sentí fue miedo. Sí, miedo, mucho miedo. Un miedo terrible. ¿sabría hacerlo?, ¿podría con esto?…creo que son las preguntas que nos hacemos todos. Pasé asustado unas dos semanas, tratando de digerir todo y tratando de visualizar lo que nos esperaba. Así hasta que un día el miedo comenzó a desaparecer. ¿El truco?….

Pues parar en seco y pensar. ¿Soy el único que va a ser padre?, ¿soy el primero?, ¿nadie más ha pasado por esto?…y así, de repente, desaparecieron los miedos y pude empezar a pensar con un poco más de claridad.

Yo confío mucho en mami-mamita y sus criterios a la hora de abordar la maternidad, así que casi me limité a acompañarla en la gestación, pero por otro lado, también empecé a leer (error) y a informarme (error 2) sobre “de qué iba esto de ser padre”.

El acompañamiento, pues en fin, se reducía a estar pendiente de lo que ella me pedía, de intentar hacer un poco más cómodo su día a día. Lo mejor era estar a su lado, al principio, sin parar de preguntarle ¿estas bien?, ¿estas bien?, ¿estás bien?….y luego, embobado mirando cómo crecía,(y a veces se movía) la barrigota.

Y los “errores”, pues con tantísima información suelta por la red, al final terminas alejándote de tus propios criterios y convicciones. Es cierto que algunas cosas no las controlas, pero para eso, casi mejor que leer y releer, es que busques a ese amigo que ha sido padre antes que tú y le preguntes. Verás cómo no estás tan perdido y si él lo ha conseguido, ¿porqué tú no vas a ser capaz?. Y si esto no funciona, piensa en tu propio padre o en tu suegro y verás cómo no lo estás haciendo tan mal. Ellos lo hicieron cómo pudieron, con muchísima menos información y la misma experiencia primeriza que tú.

Para mí, el periodo de gestación fue un continuo descubrir. Intenté comprender lo que era no tener nada de hambre o devorar cualquier cosa que se ponía en el plato. Me sentí agobiado por los vómitos matutinos, vespertinos y nocturnos. Hice de acompañante de todos los paseos que fueron necesarios e intenté apoyarla cuando no tenía ganas de pasear. Escuché dudas, cambios de humor, insomnios, siestas eternas….Fuimos juntos a las clases de preparación al parto, en las cuales, pude comprobar con pena que alguien debería hacer algo para que todos los papás asistiesen a esas clases.

Juntos fuimos a ver carros, a ver cunas, a ver carros y cunas, a comprar bolsos, mantitas, chupetes, a ferias de bebés, a tiendas de bebés..¿os he dicho que fuimos también a mirar carritos? (no os preocupeis futuros papás, es una fase que se pasa antes de que nazca el bebé, luego empiezan otras más divertidas)…

He de contaros que una mañana, cuando íbamos por los 7 meses más o menos, mami-mamita tuvo una pérdida pequeña de líquido. Preparamos todo rápidamente para irnos al hospital porque creíamos que Nora ya venía. Yo acelerado y con la ilusión a tope hasta que mami me dijo que no podía venir en ese momento, porque era muy pequeña, que era peligroso. Eso me hizo darme cuenta de golpe de lo que me esperaba. Creo que hasta entonces no había sido consciente de lo que estaba creciendo en la barriga de mami.

Y así entre estas cosas y muchas otras, pasaron los 9 meses de gestación……….

IMG_20171013_001605

Ikea y la habitación infantil de Nora

Hola a todos en este 2018!!! Lo primero de todo pedir perdón porque hemos estado desaparecidos pero queríamos disfrutar de la Navidad como nunca antes lo hablamos hecho… el año pasado Nora era muy pequeñita, tenía solamente 15 días… este año ha podido participar mucho más!!!

FB_IMG_1509527042492
Debido a que hemos estado más desconectado del blog hoy os queremos traer una super entrada!!! Vamos a hablaros de todos los productos de ikea que tenemos en la habitación infantil de Nora.

 

Comenzamos por los muebles de su habitación. El cambiador GULLIVER , lo hemos utilizado un montón desde el primer día. Cambios de pañales, vestirla y desvestirla. Sus estantes de la parte inferior son muy cómodos. Ayudan a que tengas todo muy a mano y facilitan tus movimientos.  En éstos estantes tenemos los pañales colocados en cajitas organizadoras SKUBB en color blanco y verde. También compramos unos accesorios ONSKLIG que se cuelgan en la barra. Nosotros ahí ponemos las toallitas, la crema, algunos  juguetes.

Para tirar los pañales usamos una papelera SNAPP muy cómoda, ya que para vaciarla sólo tienes que extraer un cubo que lleva dentro y volver a colocarlo en su sitio.

Armario

En los cajones del armario de Nora también usamos las cajas organizadoras SKUBB, de las que hablamos antes para los pañales. Aquí en color negro. En cada cajita colocamos bodys, calcetines, bandanas, polainas, etc. El resto de su ropa la tenemos colgada en las perchas  BAGIS (también en las de Mercadona) O doblada en el estante.

Organización

En la habitación de Nora tenemos una estantería KALLAX de 8 cajones. Ahí tenemos sus peluches, diferentes juguetes, cositas del pelo, cuentos y alguna cosita para decorar. En los dos últimos cajones tenemos dos cajas DRONA.

Lo que ha sido un gran descubrimiento para nosotros es el carrito RASKOG. Lo tenemos en color verde. Hace que puedas tener todo colocado y a su vez tengas fácil acceso a todo lo que hay dentro. Nosotros lo hemos enfocado a la higiene y colocamos los geles y champú, crema hidratante corporal. Pañuelos, toallitas NAPS, colonia, gasas, aceite corporal.

Decoración

Un elemento clave para nosotros en la decoración son los marcos de ikea y para su habitación hemos usado éstos dos tipos RIBBA y VAXBO. En ésta entrada y en esta otra os explicábamos cómo dar un toque personal a los cuadros.

Iluminación WP_20170511_19_07_12_Pro - copia

Si nos seguís en nuestro blog, sabréis que nos gusta dar nuestro toque así que en la lámpara también usamos el modelo de ikea JARA En ésta entrada os contamos cómo la convertimos en una lámpara de cuento y la personalizados con Caperucita Roja.

También usamos una lamparita Dromsym.  Que además de ser muy bonita por su forma de nube da un toque de luz tenue muy guay.

Y aquí terminamos por hoy. Esperamos que os haya gustado…. En las próximas entradas os seguiremos hablando de Ikea pero está vez del resto de cosas que usa Nora.
Muchas gracias por leernos!!!

Actividades calendario de Adviento

En Internet hemos encontrado mil calendarios de Adviento pero, en ninguno, las actividades se adaptaban a un bebé de 1 año. Así que hemos cogido ideas de todos, le hemos dado al coco y esto es lo que nos ha salido.

  • Día 1: Contar un cuento con tema navideño.
  • Día 2: Pintar un dibujo de Navidad.
  • Día 3: Pegar pegatinas en los cristales de nuestra casa.
  • Día 4: Cocinar galletas todos juntos y después las merendaremos.
  • Día 5: Poner el árbol de Navidad en casa
  • Día 6: Merendar un chocolate a la taza calentito.
  • Día 7: Cantar canciones de Navidad.
  • Día 8: Encender las luces de Navidad en casa y decorar con objetos navideños.
  • Día 9: Colocar el belén.
  • Día 10:  Haremos marionetas y montaremos un teatrillo.
  • Día 11: Escribir y mandar postales de Navidad
  • Dia12: Probar turrón y polvorones.
  • Día 13: Ir a la Biblioteca y buscar un cuento sobre la Navidad.
  • Día 14: Soplar las velas y pedir un deseo. Es el primer cumpleaños de Nora!!!
  • Día 15: Hacer una guirnalda natural para el árbol.
  • Día 16: Tocar la pandereta en familia.
  • Día 17: Escribir carta a los Reyes Magos.
  • Día 18: Enviar la carta a los Reyes Magos.
  • Día 19: Vestirse con ropa navideña
  • Día 20:  Visitar Cortylandia.
  • Día 21: Hacer fotos navideñas de  familia.
  • Día 22: Ver las luces de Navidad de nuestra ciudad.
  • Día 23: Visitar mercadillo navideño.
  • Día 24: Poner el zapato debajo del árbol y esperar a Papá Noel.

IMG_20171128_160510

Esperamos transmitir a Nora lo que nosotros entendemos realmente por Navidad y no lo que los centros comerciales quieren vender…

Y vosotros ¿qué actividades vais a haceres con vuestros peques? Contarnos que os parecen nuestras actividades!!!

Calendario de Adviento

IMG_20171128_160610

Queremos enseñaros cómo hemos hecho el calendario de Adviento para Nora. Un Calendario de Adviento es una especie de cuenta atrás desde el comienzo de diciembre hasta el día de Nochebuena. En nuestro calendario cada día realizaremos una actividad.

Nos apetece mucho iniciar esta tradición con Nora y que ella forme parte de la ejecución. Por eso hemos optado por una manualidad muy sencilla: Un abeto de fieltro decorado con bolas de Navidad.

Los materiales

Los materiales que hemos usado son: Fieltro de colores, tijeras, cartón, cinta de doble cara, cuter y rotulador.

 

 

 

¿Cómo lo hemos hecho?

Os vamos a ir explicando paso a paso.

  1. Cortamos el fieltro verde oscuro en forma de abeto.IMG_20171128_002851
  2. Recortamos el cartón con la misma medida y lo pegamos con la cinta de doble cara. 

  3. Hacemos 24 círculos de colores con el resto de fieltro. Cortamos cuadrados de doble cara y los pegamos en los círculos.IMG_20171128_003110
  4. Recortamos una estrella amarilla para la cima del árbol.PicsArt_11-28-04.00.53
  5. Después los colocamos simulando la decoración del árbol de Navidad.IMG_20171128_003151
  6. Enumeramos todas los círculos del 1 al 24.IMG_20171128_160402
  7. Dejamos secar y ya tenemos listo nuestro calendario de Adviento. 

Cada día buscaremos con ella el día que es entre todos los números y realizaremos la actividad que nos toque. Estamos muy ilusionados!!! IMG_20171128_160510

Y vosotros, ¿hacéis calendario de Adviento?

Al final todo fluye…

WP_20171108_12_39_19_Pro (2)

Nora hace poco que ha cumplido 11 meses. Vemos muy cerca su primer cumpleaños y hemos querido echar la vista atrás….

Hemos pensado en la velocidad del paso de los días y como ha cambiado nuestra consciencia sobre ello.

Parece que los papás tenemos prisa. Durante el embarazo queremos tenerlo en brazos ya. Una vez que ha nacido queremos que sonría, que crezca, que se voltee, que se siente, que gatee, que se ponga de pie…  ufff que deprisa va todo.

Por todo ello nos apetece pararnos a reflexionar sobre el momento en el que estamos.

Nuestra pequeña sabe muchas cosas. Señala los juguetes que le gustan. Se sienta. Gatea con velocidad. Se pone de pie agarrándose a cualquier cosa con una sola mano. Se mantiene de pie. Mueve el cuerpo siguiendo el ritmo de la música. Aplaude. Llama a mamá y a papá ( a su manera, pero nos llama). Lleva la correa de Turco y le pasea , (también a su manera). Coge el tenedor y se lleva la comida a la boca. Bebe sola de su jarra y de los vasos. Come de casi todo. Saca las manos para quitarse las camisetas y mete el bracito para ponerse los abrigos. Hace pedorretas. Coge libros de su estantería y los trae para que los leamos juntos. Pasa páginas. Sube escalones mientras gatea. Abre cajones. encaja algunas piezas. Da besos. Diferencia personas. Dice no con la cabeza. Imita al “lobo” cuando le dice el abuelo. “Duerme ” a su muñeco. Dice “adiós” con la mano cuando se marcha. Recuerda lugares. Sabe dónde se apaga la luz de la casa de los otros abuelos…..y alguna cosa más…

A veces, nosotros mismos nos hemos agobiado, como buenos padres primerizos, por el desarrollo del aprendizaje de Nora. No sabemos si lo estamos haciendo bien o mal, si vamos demasiado rápidos o demasiado lentos, pero eso sí, lo hacemos lo mejor que podemos y vemos a nuestra hija feliz, muy feliz.

No creemos que exista un método, ni una palabra mágica. Lo que nos ha funcionado es no forzar nada, no insistir demasiado. Cuando ha hecho o descubierto algo nuevo, si que hemos hecho una “megafiesta” reconociendo su esfuerzo y premiando su logro, pero sin prisa, siempre sin prisa.

Así que, padres primerizos, nada de agobiarse. Las cosas salen solas cuando ellos y ellas están preparados. Mientras los logros llegan, !!disfrutadlos¡¡

Alimentación complementaria «Desde el inicio hasta ahora»

Ya hemos hablado por aquí como fue nuestra iniciación en la  alimentación complementaria

PicsArt_09-26-01.23.33.jpg

Cuando Nora cumplió los 6 meses comenzamos con la alimentación complementaria.

Empezamos con comida triturada que preparabamos nosotros, ya que no nos veíamos preparados para darle alimentos en trozos. Nos asustaba no hacerlo bien y que se pudiera atragantar. También temíamos que el propio miedo nos paralizase y no nos dejara reaccionar.

Por todo eso, creímos que lo más conveniente era empezar así. También utilizamos un mordedura de silicona, para que se fuera familiarizando, pero sin el peligro de que se pudiese atragantar (qué ilusos jeje).

Desde siempre Nora ha comido a nuestro lado y a la vez que nosotros. Para nosotros ha sido muy importante (y creemos que muy bueno) que tuviese la misma rutina que nosotros en las comidas. De esta manera , ya que siempre ha expresado su interés hacia nuestra comida, hemos podido dar respuesta a ese interés…

Cuando tenía 8 meses, más o menos, le dimos a probar un trozo de plátano. Ella nos hizo ver que teníamos que confiar más en ella y en nosotros mismos.

Comenzamos a introducir las frutas en trozos, primero el plátano, después la pera, melón, sandía… Después seguimos con verduras y hortalizas, tómate, brócoli, judías verdes… Poco a poco fuimos leyendo e informándonos más sobre BLW. Cada vez confiabamos más en ella y en su autonomía.

A medida que introduciamos más alimentos en trozos, menos quería la comida triturada…

Tenemos un factor muy importante a nuestro favor y es que nuestra pequeña está totalmente abierta a probar y experimentar con nuevos sabores y texturas… esta niña no hace ascos a nada!!! Nosotros nunca hemos forzado a que comiese nada, desde el principio teníamos claro que si no quería algo, no la obligaríamos…

A día de hoy, sigue comiendo con nosotros y lo mismo que nosotros… excepto cuando comemos algún alimento nuevo para ella. Y por supuesto sigue con su tetilla!!! Lactancia a libre demanda.

Esperamos que nuestra experiencia os pueda ayudar.

El embarazo (Segundo trimestre…)

El segundo trimestre del embarazo va de la semana 14 a la 27.

Para mí fue el momento en el que mejor me encontré de todo el embarazo, aunque este trimestre transcurrió en los meses de verano, para mí fue muy bueno….

Los vómitos y náuseas pasaron a mejor vida, ya podía comer de todo sin tener que salir corriendo al baño. Bueno «comer de todo», sí, así, entre comillas. Ya que como la toxoplasmosis me dio negativo, tenía que tener cuidado con la alimentación. La carne y el pescado debe de estar muy cocinado, nada de embutidos, las frutas y verduras desinfectadas. Es verdad que tampoco me obsesioné con este tema, intentaba tener cuidado pero pensaba que si en 28 años no lo había cogido, sería difícil que en 9 meses fuera así. Pero aún así, intenté fijarme más y seguir las recomendaciones de la matrona.

IMG_20171013_001605Papipapito dando un beso a la barriga en uno de los mejores atardeceres del mundo que tan cerca tenemos…

El sexo del bebé

En la semana 16, fuimos a una clínica para hacernos una ecografía 4D para conocer el sexo de “bichito” como le llamábamos. Nos acompañaron mi abuela, mi tía y mis hermanos. Allí que entramos todos jeje. A papipapito le hacía ilusión un niño, pero para los dos lo más importante es que todo estuviese bien, sólo queríamos que bichito estuviese sano.

Al principio costó un poco que se pudiera ver, allí esperamos a que se moviera pero desde el principio ya se intuía… Y nos dijeron:
-¡Es una niña! Se ve claramente.
Todos nos alegramos mucho!! Ya sabíamos lo que sería!!

Unos días antes de la cita con la matrona, comencé a sentir como unos retortijones que se movían en la zona más baja de la tripa. No me dolía, al contrario, notaba cierto cosquilleo. Intuía que podían ser los movimientos de la pequeña, así que estaba muy muy pendiente de cualquier novedad. Cada vez se notaban más y es que hacen taaaaanta ilusión…

Segunda visita con la matrona

Alrededor de la semana 17, tuvimos la segunda visita con la matrona. Todo iba bien, me preguntó por cómo me encontraba. Miró los resultados del endocrino. Y me dijo
-¡Vamos a escuchar su corazón!
Como en la anterior cita, aún bichito era muy pequeña no sabíamos que en esta podríamos oírla y nos hizo muchísima ilusión. Nos emocionamos tanto que papá escribió una historia sobre este sonido que se queda grabado para siempre (Ya pondremos por aquí la historia dedicada a Nora).

No había cogido peso, al contrario durante el primer trimestre perdí 4 kilos, de tantos vómitos. Así que volvía a estar en mi peso de antes del embarazo. Aún así me recomendó andar. Y seguí su recomendación al pie de la letra. Pasamos el verano en el pueblo de papipapito así que cada día andábamos mínimo una hora. Y así paseábamos a nuestro Turco.

Estado de ánimo y de salud

Después del primer trimestre que había pasado, estaba en la gloria. Ni una náusea, ni un mareo. Mi barriguita ya se empezaba a notar y sino yo sacaba un poquito jeje. Me apetecía hacer un montón de cosas.

Segunda ecografía

La segunda ecografía me la realizaron en la semana 20, también llamada ecografía morfológica. Íbamos a ver a nuestra pequeña otra vez!!! Es una ecografía importante ya que observan todo con detalle. Tienen en cuenta: La actividad cardiaca, lo primordial y más importante. La posición del bebé, aunque no es muy importante en este momento. El tamaño del bebé, observan varias medidas y las comparan con las tablas de percentiles para saber si el crecimiento es normal. Y las posibles malformaciones, hacen un estudio pormenorizados de cada órgano y estructura fetal comenzando por la cabeza y terminando por los pies. También y muy importante, miran la placenta, el cordón umbilical y el líquido amniótico. Me informé de todo esto aquí.

El ginecólogo nos confirmó que era una niña. Papipapito preguntó pero seguro?? Y él afirmó con rotundidad, -Segurísimo. Otra vez dijo un montón de números, medidas, que en aquel momento no entendíamos ni sabíamos lo que querían decir. Al terminar nos dejó verla y ya se dirigió a mí, todo estaba perfecto. Únicamente, me apuntó, que la placenta estaba baja. Me explicó que durante el embarazo, la placenta se desplaza a medida que el útero se estira y crece. A medida que el bebé va creciendo la placenta se va desplazando hacia la parte superior. De no ser así, la placenta se sitúa entre el bebé y el cuello uterino, dificultando un parto vaginal.

Me harían una ecografía más en la semana 27 para ver si en ese momento ya había subido, lo normal es que hubiera subido ya. Me recomendó reposo relativo. Es decir, vida normal excepto hacer esfuerzos, coger peso y tener relaciones sexuales.

En ese momento me asusté un poco, todas pensamos en un parto natural y lo mejor para el bebé y me daba miedo la posibilidad de una cesárea. Pero no lo pensé mucho y confié en que todo iba a ir bien.

Tercera visita a la matrona

Ya estábamos de 24 semanas. Todo iba bien, mi barriguita ya se notaba perfectamente. Había engordado 2 kilos. Todo se mantenía igual de bien. Miró los últimos análisis que me había hecho y tenía un poquito de anemia así que tuve que tomar hierro hasta el final del embarazo.

Tercera ecografía

Estábamos en la semana 26 y está ecografía era básicamente para ver dónde se encontraba la placenta, ya que en la seguridad social de Castilla la Mancha, únicamente te hacen ecografía a las 12, a las 20 y a las 32 semanas. Desconozco como será en el resto de comunidades.
Bien, la placenta había subido, todo estaba perfecto. La ginecóloga observó en los papeles que las medidas de la pequeña, en todas las ecografías anteriores, correspondían a una semana menos. Entonces me retrasaron una semana la fecha probable de parto. Pasamos del 9 de diciembre al 16.

Y hasta aquí el segundo trimestre del embarazo de Nora. Esperamos que os esté gustando nuestra historia!!!