Día “D”, hora “H”, minuto “M”… el parto desde la mirada de papá (la paternidad II)

Hola otra vez. Hoy os quiero contar cómo viví el nacimiento de Nora.

WP_20161214_19_42_15_Pro (2)

El 14 de diciembre de 2016 estábamos tan tranquilos durmiendo, cuando de repente mami-mamita se despierta y me dice que tiene que ir a hacer pipí. Vale, genial, haz pis y vente otra vez a la cama, que es Diciembre y es muy temprano y aquí se está tannnn calentito…pues no, Nora decidió no dejarnos dormir aquel día.

Mami mamita me llamó desde el baño y ya no sé ni lo que me dijo, pero debió de ser algo así como -“ya viene, vámonos al hospital”- se había roto la bolsa. Y no, no era como en las peliculas. No parecía que se iba a desatar un tsunami, ni mucho menos!

En esos momentos me costó reaccionar, he de admitirlo. La bolsa¡¡ Vale, ok, la bolsa la tenemos… Los papeles del embarazo¡¡¡, Vale, ok, en la bolsa…el desayuno¡¡¡no, hoy no toca..así que mami se dio una ducha mientras yo terminaba de atender al perro (ese día dimos el paseo más rápido del mundo, bajar, hacer pipi en la farola de enfrente y para arriba) y nos fuimos al hospital.

Me voy a tomar un tiempo para contaros la odisea del aparcamiento.

El hospital de Guadalajara deja bastante que desear a la hora de aparcar. No hay un sólo hueco a partir de las 7 de la mañana y es casi imposible aparcar a la primera. Dejé a mami-mamita en la puerta de urgencias y me fui a aparcar. Ví cómo un señor llevaba las llaves en la mano y directamente le pregunté (muy educado yo y apenas nervioso, como os podéis imaginar)-“diculpe, ¿se marcha?”-, -“sí claro, pero tengo el coche en el parking de arriba y está lejos”- , -“MI MUJER ESTÁ DE PARTO, SUBA Y LE LLEVO HASTA SU COCHE¡¡¡”- y el hombre se subió y me dejó el hueco. Desde aquí, decirle que estoy y estaré super agradecido.

Al llegar de nuevo a Urgencias, ya la habían subido a monitores. De camino, me encontré con el cuentacuentos Pep Bruno (que es maravilloso y buena gente) y quizá por el valor que da la paternidad o por los nervios, me fuí hacia él y le dije: -“hola Pep, tu no me conoces pero yo a tí si. Mi mujer está de parto, se llama Aroa y nada, que eres la única persona que conozco aquí, que estoy muy feliz y que me hacía ilusión que lo supieses”- He de decir que ese mismo día, en un mensaje privado de facebook, el propio Pep se preocupó de dar la enhorabuena a mami-mamita. Que cosas¡¡¡

Ya una vez en monitores, comenzó todo. La alegría, los nervios, el no saber qué hacer, la emoción, la intriga, el dolor de barriga (literal, un come-come en el estómago que me duró todo el día). De monitores, al paritorio y a esperar. Allí un montón de pruebas, de pitidos, de consultas..

Aprovechando que me indicaron que debía salir fuera para poner la epidural, aproveché a llamar a la familia. A mi padre, a mis suegros y a mi prima. Nadie más. CONSEJO para papás novatos. Si les decís que no vengan, no servirá de nada, así que mejor decirles que vengan, que ya les irás informando.

En el paritorio, la larga espera, pues regulera, no os voy a mentir. Menos mal que nuestra matrona, muy amable, me dijo -“anda, vete a comer y coge fuerzas que luego no vas a poder salir”- debe ser que a todos nos pasa.

WP_20161214_13_12_16_Pro

Entró la matrona para decirnos a la hora que ella pensaba que llegaría Nora. Y a partir de ahí todo pasó muy deprisa, aunque estuvimos así 4 horas. Empezamos a empujar, y digo empezamos porque creo que fue importante asistir a las clases de preparación al parto. Aunque yo pensaba que había sido un buen alumno y lo tenía todo claro, ¡mentira!, en esos momentos hubiera deseado tener apuntes, incluso haber hecho chuletas. Hice lo que pude, intenté motivarla cuando estaba agotada de empujar, acompañé sus pujos, agarré sus manos para que hiciese más fuerza, ayudé a colocarse para estar más cómoda…lo que pude. Mientras, por las ventanas de cristal translúcido, podría ver las cabezas de la familia intentando escudriñar algo y eso me hacía mucha gracia, con sus manitas pegadas al otro lado del cristal.

Aprovecho por primera vez para contar que realmente estaba nervioso, muy nervioso. Me costaba mantener la calma, pero algo me decía que si mami me lo notaba, iba a ser peor. Creo que a los otros papi papitos de los box de al lado, les pasaba lo mismo. Nos mirábamos con sonrisillas cómplices cada vez que salíamos a la zona central. Mientras tanto, los demás bebés que nacerían aquel día, venían al mundo y se escuchaban los llantos y los suspiros de alegría.

Llegó la hora. Nos pasaron a la camilla de parto. -“El padre detrás, con la madre”-, -“venga, empuja”-, -“otra vez, fuerte”-, y allí un montón de personal sanitario. Yo me asomaba de vez en cuando y miraba una cabecita llena de pelo, y me volvía rápido con mami para contarle. Para que se riese le decía -“una mona¡¡, vamos a tener una monita llena de pelo¡¡”-pero tenía mucho dolor y pocas ganas de reir.

Nora no nacía. La matrona se subió encima de mami después de explorarla y después de un empujón bestial y un pequeño corte, salió, nació, llegó…..

Yo la ví en manos de las enfermeras, una cosita pequeña, sanguinolienta, que se llevaron rápido para limpiar. Suspiré y me acerqué a la matrona. Sólo pude mirarle a la cara y darle las gracias.

Entonces empezaron a coser a mami, que se había hecho mucho daño en el parto. Me quedé con ella. Sabía que Nora iba a estar en la incubadora un ratito para que entrase en calor y allí iba a estar bien. Así que me quedé con mami hasta que acabaron.

Cuando nos llevaron otra vez al box, salí a las incubadoras y me dejaron entrar. LLoré, si, no quiero ocultarlo. Nora estaba bien y ya estaba toda la familia en los cristales de la sala de neonatos (haciendo lo mismo de las cabezas y las manitas, muy graciosos).

Me volví con mami a contarle que era muy pequeña, que le habían puesto un gorrito, “que no, que no era una monita, que era una niña preciosa”….nos besamos, nos cogimos de la mano y creo que nos pusimos a llorar.

WP_20161214_20_58_54_Pro

Al rato nos subieron a la habitación y ya pasó por allí toda la familia, los abuelos, los tíos, la bisabuela…faltaba el perro. Alegría, fotos, bombones, jamón (CONSEJO para papis novatos, preparad jamón para ese momento, siempre funciona), llamadas a los amigos, etc…

Un rato más tarde se fueron y nos dejaron a los tres solos y entonces, empezó la magia otra vez, ellas dos dormidas en la cama y yo en una butaca, a su lado, cerquita…aquella noche dormí poco, porque no podía parar de mirarlas….

BLACK_11_01_2017 23_06_50

CONTINUARÁ….

Voy a ser papá… (la paternidad 1)

Bueno, pues es momento de escribir sobre la paternidad vista desde los ojos de papi-papito. (porque los papás, también pasamos por ella, aunque parezca que no)

Además, creemos que son muchos los papás que se enfrentan a los mismos miedos, emociones, retos, preguntas y por eso os vamos a contar nuestra experiencia.

Empezamos…

Cuando me enteré que mami-mamita estaba embarazada, lo primero que sentí fue miedo. Sí, miedo, mucho miedo. Un miedo terrible. ¿sabría hacerlo?, ¿podría con esto?…creo que son las preguntas que nos hacemos todos. Pasé asustado unas dos semanas, tratando de digerir todo y tratando de visualizar lo que nos esperaba. Así hasta que un día el miedo comenzó a desaparecer. ¿El truco?….

Pues parar en seco y pensar. ¿Soy el único que va a ser padre?, ¿soy el primero?, ¿nadie más ha pasado por esto?…y así, de repente, desaparecieron los miedos y pude empezar a pensar con un poco más de claridad.

Yo confío mucho en mami-mamita y sus criterios a la hora de abordar la maternidad, así que casi me limité a acompañarla en la gestación, pero por otro lado, también empecé a leer (error) y a informarme (error 2) sobre “de qué iba esto de ser padre”.

El acompañamiento, pues en fin, se reducía a estar pendiente de lo que ella me pedía, de intentar hacer un poco más cómodo su día a día. Lo mejor era estar a su lado, al principio, sin parar de preguntarle ¿estas bien?, ¿estas bien?, ¿estás bien?….y luego, embobado mirando cómo crecía,(y a veces se movía) la barrigota.

Y los “errores”, pues con tantísima información suelta por la red, al final terminas alejándote de tus propios criterios y convicciones. Es cierto que algunas cosas no las controlas, pero para eso, casi mejor que leer y releer, es que busques a ese amigo que ha sido padre antes que tú y le preguntes. Verás cómo no estás tan perdido y si él lo ha conseguido, ¿porqué tú no vas a ser capaz?. Y si esto no funciona, piensa en tu propio padre o en tu suegro y verás cómo no lo estás haciendo tan mal. Ellos lo hicieron cómo pudieron, con muchísima menos información y la misma experiencia primeriza que tú.

Para mí, el periodo de gestación fue un continuo descubrir. Intenté comprender lo que era no tener nada de hambre o devorar cualquier cosa que se ponía en el plato. Me sentí agobiado por los vómitos matutinos, vespertinos y nocturnos. Hice de acompañante de todos los paseos que fueron necesarios e intenté apoyarla cuando no tenía ganas de pasear. Escuché dudas, cambios de humor, insomnios, siestas eternas….Fuimos juntos a las clases de preparación al parto, en las cuales, pude comprobar con pena que alguien debería hacer algo para que todos los papás asistiesen a esas clases.

Juntos fuimos a ver carros, a ver cunas, a ver carros y cunas, a comprar bolsos, mantitas, chupetes, a ferias de bebés, a tiendas de bebés..¿os he dicho que fuimos también a mirar carritos? (no os preocupeis futuros papás, es una fase que se pasa antes de que nazca el bebé, luego empiezan otras más divertidas)…

He de contaros que una mañana, cuando íbamos por los 7 meses más o menos, mami-mamita tuvo una pérdida pequeña de líquido. Preparamos todo rápidamente para irnos al hospital porque creíamos que Nora ya venía. Yo acelerado y con la ilusión a tope hasta que mami me dijo que no podía venir en ese momento, porque era muy pequeña, que era peligroso. Eso me hizo darme cuenta de golpe de lo que me esperaba. Creo que hasta entonces no había sido consciente de lo que estaba creciendo en la barriga de mami.

Y así entre estas cosas y muchas otras, pasaron los 9 meses de gestación……….

IMG_20171013_001605

Ikea y la habitación infantil de Nora

Hola a todos en este 2018!!! Lo primero de todo pedir perdón porque hemos estado desaparecidos pero queríamos disfrutar de la Navidad como nunca antes lo hablamos hecho… el año pasado Nora era muy pequeñita, tenía solamente 15 días… este año ha podido participar mucho más!!!

FB_IMG_1509527042492
Debido a que hemos estado más desconectado del blog hoy os queremos traer una super entrada!!! Vamos a hablaros de todos los productos de ikea que tenemos en la habitación infantil de Nora.

 

Comenzamos por los muebles de su habitación. El cambiador GULLIVER , lo hemos utilizado un montón desde el primer día. Cambios de pañales, vestirla y desvestirla. Sus estantes de la parte inferior son muy cómodos. Ayudan a que tengas todo muy a mano y facilitan tus movimientos.  En éstos estantes tenemos los pañales colocados en cajitas organizadoras SKUBB en color blanco y verde. También compramos unos accesorios ONSKLIG que se cuelgan en la barra. Nosotros ahí ponemos las toallitas, la crema, algunos  juguetes.

Para tirar los pañales usamos una papelera SNAPP muy cómoda, ya que para vaciarla sólo tienes que extraer un cubo que lleva dentro y volver a colocarlo en su sitio.

Armario

En los cajones del armario de Nora también usamos las cajas organizadoras SKUBB, de las que hablamos antes para los pañales. Aquí en color negro. En cada cajita colocamos bodys, calcetines, bandanas, polainas, etc. El resto de su ropa la tenemos colgada en las perchas  BAGIS (también en las de Mercadona) O doblada en el estante.

Organización

En la habitación de Nora tenemos una estantería KALLAX de 8 cajones. Ahí tenemos sus peluches, diferentes juguetes, cositas del pelo, cuentos y alguna cosita para decorar. En los dos últimos cajones tenemos dos cajas DRONA.

Lo que ha sido un gran descubrimiento para nosotros es el carrito RASKOG. Lo tenemos en color verde. Hace que puedas tener todo colocado y a su vez tengas fácil acceso a todo lo que hay dentro. Nosotros lo hemos enfocado a la higiene y colocamos los geles y champú, crema hidratante corporal. Pañuelos, toallitas NAPS, colonia, gasas, aceite corporal.

Decoración

Un elemento clave para nosotros en la decoración son los marcos de ikea y para su habitación hemos usado éstos dos tipos RIBBA y VAXBO. En ésta entrada y en esta otra os explicábamos cómo dar un toque personal a los cuadros.

Iluminación WP_20170511_19_07_12_Pro - copia

Si nos seguís en nuestro blog, sabréis que nos gusta dar nuestro toque así que en la lámpara también usamos el modelo de ikea JARA En ésta entrada os contamos cómo la convertimos en una lámpara de cuento y la personalizados con Caperucita Roja.

También usamos una lamparita Dromsym.  Que además de ser muy bonita por su forma de nube da un toque de luz tenue muy guay.

Y aquí terminamos por hoy. Esperamos que os haya gustado…. En las próximas entradas os seguiremos hablando de Ikea pero está vez del resto de cosas que usa Nora.
Muchas gracias por leernos!!!

Bizcocho de naranja navideño

En nuestro calendario de Adviento teníamos que preparar galletas pero lo hemos cambiado por este genial bizcocho de naranja. Como nos ha gustado tanto os enseñamos la receta, por si os apetece y os animáis a hacerlo.

Ingredientes:

  • Molde de horno, desmoldable.
  • 200gr. Harina
  • 200gr. Azúcar
  • 150ml. Aceite
  • 3 huevos
  • 1 yogur natural
  • 1 naranja
  • 1 sobre de levadura.

Paso a paso

Lo primero de todo es pelar la naranja y usaremos la mitad de la piel. Quitamos la mayor parte blanca que sea posible y  troceamos en trozos pequeños. En un cazo ponemos azúcar a calentar con agua y cuando empiece a hacerse caramelo, añadimos la naranja cortada.

Apagamos el fuego y removemos.

Cuando se enfríe, extendemos sobre una hoja de silicona o sobre papel de horno y dejamos que enfríe del todo.

Precalentamos el horno a 180°.

En segundo lugar, vamos a preparar la masa del bizcocho. Mezclamos los huevos con el azúcar y removemos bien. Después incorporamos la harina y la levadura tamizadas. Añadimos el yogur, el aceite y el zumo de media naranja.

Por último, incorporamos las pieles de la Naranja medio caramelizadas.

Vertemos toda la masa en el molde y lo metemos en el horno unos 40 minutos a 180°.

Comprobar que esté hecho pinchando en el centro. Cuando esté bien cocinado sacar del horno, dejar enfriar, desmoldar y…… voilà!!!

Nosotros para decorar hemos espolvoreado un poco de azúcar glas por encima, pero podéis decorarlo a vuestro gusto.

IMG_20171206_132549.jpg

Actividades calendario de Adviento

En Internet hemos encontrado mil calendarios de Adviento pero, en ninguno, las actividades se adaptaban a un bebé de 1 año. Así que hemos cogido ideas de todos, le hemos dado al coco y esto es lo que nos ha salido.

  • Día 1: Contar un cuento con tema navideño.
  • Día 2: Pintar un dibujo de Navidad.
  • Día 3: Pegar pegatinas en los cristales de nuestra casa.
  • Día 4: Cocinar galletas todos juntos y después las merendaremos.
  • Día 5: Poner el árbol de Navidad en casa
  • Día 6: Merendar un chocolate a la taza calentito.
  • Día 7: Cantar canciones de Navidad.
  • Día 8: Encender las luces de Navidad en casa y decorar con objetos navideños.
  • Día 9: Colocar el belén.
  • Día 10:  Haremos marionetas y montaremos un teatrillo.
  • Día 11: Escribir y mandar postales de Navidad
  • Dia12: Probar turrón y polvorones.
  • Día 13: Ir a la Biblioteca y buscar un cuento sobre la Navidad.
  • Día 14: Soplar las velas y pedir un deseo. Es el primer cumpleaños de Nora!!!
  • Día 15: Hacer una guirnalda natural para el árbol.
  • Día 16: Tocar la pandereta en familia.
  • Día 17: Escribir carta a los Reyes Magos.
  • Día 18: Enviar la carta a los Reyes Magos.
  • Día 19: Vestirse con ropa navideña
  • Día 20:  Visitar Cortylandia.
  • Día 21: Hacer fotos navideñas de  familia.
  • Día 22: Ver las luces de Navidad de nuestra ciudad.
  • Día 23: Visitar mercadillo navideño.
  • Día 24: Poner el zapato debajo del árbol y esperar a Papá Noel.

IMG_20171128_160510

Esperamos transmitir a Nora lo que nosotros entendemos realmente por Navidad y no lo que los centros comerciales quieren vender…

Y vosotros ¿qué actividades vais a haceres con vuestros peques? Contarnos que os parecen nuestras actividades!!!

Calendario de Adviento

IMG_20171128_160610

Queremos enseñaros cómo hemos hecho el calendario de Adviento para Nora. Un Calendario de Adviento es una especie de cuenta atrás desde el comienzo de diciembre hasta el día de Nochebuena. En nuestro calendario cada día realizaremos una actividad.

Nos apetece mucho iniciar esta tradición con Nora y que ella forme parte de la ejecución. Por eso hemos optado por una manualidad muy sencilla: Un abeto de fieltro decorado con bolas de Navidad.

Los materiales

Los materiales que hemos usado son: Fieltro de colores, tijeras, cartón, cinta de doble cara, cuter y rotulador.

 

 

 

¿Cómo lo hemos hecho?

Os vamos a ir explicando paso a paso.

  1. Cortamos el fieltro verde oscuro en forma de abeto.IMG_20171128_002851
  2. Recortamos el cartón con la misma medida y lo pegamos con la cinta de doble cara. 

  3. Hacemos 24 círculos de colores con el resto de fieltro. Cortamos cuadrados de doble cara y los pegamos en los círculos.IMG_20171128_003110
  4. Recortamos una estrella amarilla para la cima del árbol.PicsArt_11-28-04.00.53
  5. Después los colocamos simulando la decoración del árbol de Navidad.IMG_20171128_003151
  6. Enumeramos todas los círculos del 1 al 24.IMG_20171128_160402
  7. Dejamos secar y ya tenemos listo nuestro calendario de Adviento. 

Cada día buscaremos con ella el día que es entre todos los números y realizaremos la actividad que nos toque. Estamos muy ilusionados!!! IMG_20171128_160510

Y vosotros, ¿hacéis calendario de Adviento?

Al final todo fluye…

WP_20171108_12_39_19_Pro (2)

Nora hace poco que ha cumplido 11 meses. Vemos muy cerca su primer cumpleaños y hemos querido echar la vista atrás….

Hemos pensado en la velocidad del paso de los días y como ha cambiado nuestra consciencia sobre ello.

Parece que los papás tenemos prisa. Durante el embarazo queremos tenerlo en brazos ya. Una vez que ha nacido queremos que sonría, que crezca, que se voltee, que se siente, que gatee, que se ponga de pie…  ufff que deprisa va todo.

Por todo ello nos apetece pararnos a reflexionar sobre el momento en el que estamos.

Nuestra pequeña sabe muchas cosas. Señala los juguetes que le gustan. Se sienta. Gatea con velocidad. Se pone de pie agarrándose a cualquier cosa con una sola mano. Se mantiene de pie. Mueve el cuerpo siguiendo el ritmo de la música. Aplaude. Llama a mamá y a papá ( a su manera, pero nos llama). Lleva la correa de Turco y le pasea , (también a su manera). Coge el tenedor y se lleva la comida a la boca. Bebe sola de su jarra y de los vasos. Come de casi todo. Saca las manos para quitarse las camisetas y mete el bracito para ponerse los abrigos. Hace pedorretas. Coge libros de su estantería y los trae para que los leamos juntos. Pasa páginas. Sube escalones mientras gatea. Abre cajones. encaja algunas piezas. Da besos. Diferencia personas. Dice no con la cabeza. Imita al “lobo” cuando le dice el abuelo. “Duerme ” a su muñeco. Dice “adiós” con la mano cuando se marcha. Recuerda lugares. Sabe dónde se apaga la luz de la casa de los otros abuelos…..y alguna cosa más…

A veces, nosotros mismos nos hemos agobiado, como buenos padres primerizos, por el desarrollo del aprendizaje de Nora. No sabemos si lo estamos haciendo bien o mal, si vamos demasiado rápidos o demasiado lentos, pero eso sí, lo hacemos lo mejor que podemos y vemos a nuestra hija feliz, muy feliz.

No creemos que exista un método, ni una palabra mágica. Lo que nos ha funcionado es no forzar nada, no insistir demasiado. Cuando ha hecho o descubierto algo nuevo, si que hemos hecho una “megafiesta” reconociendo su esfuerzo y premiando su logro, pero sin prisa, siempre sin prisa.

Así que, padres primerizos, nada de agobiarse. Las cosas salen solas cuando ellos y ellas están preparados. Mientras los logros llegan, !!disfrutadlos¡¡

La historia de cómo elegimos el nombre del bebé

Cuando sabemos que vamos a ser papás miles de dudas se amontonan en nuestra cabeza ¿Cómo será? ¿A quién se parecerá? ¿Lo haremos bien? ¿Será difícil? ¿Estará todo bien? ¿Seremos buenos papás? Y un laaaaargo etc, miles de millones de preguntas.

Para nosotros una de las decisiones más difíciles fue elegir el nombre. Hoy queremos compartir con vosotros cómo llegamos hasta elegir el nombre perfecto.

Siempre he pensado que cuando eliges el nombre, de una forma u otra, estás destinando. Aunque solo es una palabra, es la palabra que va a representarle y a acompañarle el resto de su vida. ¿Hasta qué punto un nombre puede definir tu futuro? No, no hablo del futuro de “Todos los Pepes son altos, simpático y amables”; sino a lo que transmite tu nombre y las connotaciones que conlleva el nombre. Os lo digo con conocimiento de causa ya que mi nombre siempre ha necesitado una aclaración. ¿Es vasco? ¿De dónde viene? ¿Con «H» al principio, al final o intercalada?

Bien, pues después de explicaros todos mis pensamientos vamos a centrarnos en cómo lo hicimos nosotros.

Nunca hemos sido de esas personas que tenían claro como se llamarían sus hijos. A papá siempre le había gustado un nombre de origen inuit «Anori». Su significado es «viento». Pero, es verdad que no me terminaba de convencer un nombre tan exótico, desconocido y un poco difícil. Entonces me propuso que hiciera una lista con 10 nombres que me gustaran y entre ellos podríamos decidir cuál nos gustaba a los dos.

Para hacer esa lista me guíe de lo que sí tenía claro.

  • Quería un nombre que no fuera muy largo.
  • Que fuera original pero a la vez conocido.
  • Que sonará bien con nuestros apellidos.
  • Que tuviese un significado propio.
  • Intentar no repetir nombre de nuestras personas cercanas.

Algunos de los nombres de la lista eran Anna, Emma, Lara, Maia, Nora, Vera…

De entre esos nombres, uno de los que más me gustaba era Nora. Tenía muchas cosas a su favor; se parecía mucho al que le gustaba a papá, cumplía los puntos por los que me guiaba y a mí me traía buenos pensamientos, ya que una de mis antiguas alumnas de las que guardo un bonito recuerdo, se llama así. A papá fue el que más le gustó de la lista. Aún así, nos costó pensarlo mucho hasta que al fin nos decidimos.

Toda la familia y amigos estaban con la incógnita de cómo se llamaría nuestra pequeña. Tardamos en decidirnos y hasta el último trimestre no lo tuvimos claro. Con deciros que cuando le contamos el nombre a nuestros amigos abrieron una botella de cava!!!

¿Y a vosotros? ¿Os costó mucho decidir el nombre de vuestros pequeños?

 

Matronatación, beneficios y nuestra experiencia

Hace tiempo escribimos aquí  nuestras dudas de comenzar o no las clases de matronatación. Nora aún era pequeña, tenía 4 meses y decidimos dejarlo para más adelante.

El pasado 22 de septiembre comenzamos en el centro Aquamede de Guadalajara.

Os queremos explicar un poco por qué nos decidimos a hacer matronatación en este centro y os queremos explicar la cantidad de cosas buenas que tiene para los más pequeños.

Beneficios de la Matronatación

Es una actividad ideal para que los más pequeños empiecen a practicar actividad física y se familiaricen con el medio acuático.

La matronatación ayuda en el desarrollo psico-motor de los bebés.

Esta actividad relaja al niño y le abre el apetito, los bebés adquieren autoconfianza, se relacionan con otros bebés y consolidan vínculos con los familiares que les acompañan en las sesiones.

Se realiza desde los 4 meses a los 3 años, pero nosotros nos vamos a centrar en la etapa que está Nora que es la de los 4 a los 12 meses. En esta etapa se trabaja proporcionando al bebé sensaciones que estimulan su sistema nervioso y desencadenan respuestas motoras que le ayudan a mejorar sus habilidades. Se centran sobre todo en la familiarización con el medio acuático y se aprovechan algunos reflejos como el de apnea para empezar a hacer inmersiones.

Nuestro grupo está compuesto por 6 bebés, esto hace que cada clase sea casi individualizada, ya que adaptan los ejercicios a casa bebé. Cada clase ocupa toda la piscina, por lo que el uso de la piscina también es exclusivo.

La importancia del centro dónde se realiza

En las instalaciones del centro la temperatura del agua es más elevada de lo normal en el resto de piscinas. El agua está a 32º y el ambiente a 34º. El sistema que usan para clorar el agua es de luz ultravioleta y sal, esto hace que sea menos agresivo para la piel y los ojos. Los cambiadores están dentro del recinto de la piscina para que los bebés no noten la diferencia de temperatura al terminar.

Y qué decir de la profe, y de todos los que allí trabajan, estamos encantados con ellos. Nunca fuerza a realizar ninguna actividad, al contrario. Se aseguran de que te sientas tranquilo y preparado. Son muy atentos con las necesidades de los bebés y de nosotros, los papás. Desde el primer momento nos explicó que lo que nosotros sintieramos, eso le transmitiríamos. Y esto me ayudó mucho, a relajarme para que sintiera que era un momento para disfrutar del agua.

Nuestras conclusiones

Aunque solo llevamos un mes podemos decir que estuvimos en un gran acierto al decantarnos por hacer la actividad. Nora ya ha hecho sus primeros progresos en la relación con el agua. Cada vez interactúa más y quiere hacer más y más cosas dentro del agua. Además de fortalecer el vínculo entre papá/mamá con el bebé.

Recomendamos a todos los papás que, sien tienen la oportunidad, vayan con sus bebés.

Os dejamos la página web  del centro Aquamede por si os apetece echar un vistazo.

Esperamos que, si tenéis dudas de ir a matronatación o no, os animeis después de leernos.

Por cierto, no es un post patrocinado, ni mucho menos!! Aún no nos conoce tanta gente jeje. Sólo es que estamos muy contentos y queríamos expresarlo por este medio.

Alimentación complementaria «Desde el inicio hasta ahora»

Ya hemos hablado por aquí como fue nuestra iniciación en la  alimentación complementaria

PicsArt_09-26-01.23.33.jpg

Cuando Nora cumplió los 6 meses comenzamos con la alimentación complementaria.

Empezamos con comida triturada que preparabamos nosotros, ya que no nos veíamos preparados para darle alimentos en trozos. Nos asustaba no hacerlo bien y que se pudiera atragantar. También temíamos que el propio miedo nos paralizase y no nos dejara reaccionar.

Por todo eso, creímos que lo más conveniente era empezar así. También utilizamos un mordedura de silicona, para que se fuera familiarizando, pero sin el peligro de que se pudiese atragantar (qué ilusos jeje).

Desde siempre Nora ha comido a nuestro lado y a la vez que nosotros. Para nosotros ha sido muy importante (y creemos que muy bueno) que tuviese la misma rutina que nosotros en las comidas. De esta manera , ya que siempre ha expresado su interés hacia nuestra comida, hemos podido dar respuesta a ese interés…

Cuando tenía 8 meses, más o menos, le dimos a probar un trozo de plátano. Ella nos hizo ver que teníamos que confiar más en ella y en nosotros mismos.

Comenzamos a introducir las frutas en trozos, primero el plátano, después la pera, melón, sandía… Después seguimos con verduras y hortalizas, tómate, brócoli, judías verdes… Poco a poco fuimos leyendo e informándonos más sobre BLW. Cada vez confiabamos más en ella y en su autonomía.

A medida que introduciamos más alimentos en trozos, menos quería la comida triturada…

Tenemos un factor muy importante a nuestro favor y es que nuestra pequeña está totalmente abierta a probar y experimentar con nuevos sabores y texturas… esta niña no hace ascos a nada!!! Nosotros nunca hemos forzado a que comiese nada, desde el principio teníamos claro que si no quería algo, no la obligaríamos…

A día de hoy, sigue comiendo con nosotros y lo mismo que nosotros… excepto cuando comemos algún alimento nuevo para ella. Y por supuesto sigue con su tetilla!!! Lactancia a libre demanda.

Esperamos que nuestra experiencia os pueda ayudar.